Saltar al contenido

Oficina de Turismo Plasencia – Centro Cultural Las Claras

    La Oficina Municipal de Turismo de Plasencia, que anteriormente fue el Convento de Las Claras, es un magnífico ejemplo de cómo restaurar un edificio con un gran valor histórico y brindarle un nuevo propósito. La conservación de los antiguos artesonados, la remodelación del claustro sin perder su estructura original y su utilización como Centro Cultural Las Claras y oficina de turismo, son aciertos notables.

    oficina de turismo de plasencia

    Oficina de Turismo Plasencia

    La Oficina de Turismo de Plasencia es el punto de referencia para los visitantes que desean explorar y disfrutar de esta hermosa ciudad histórica. Ubicada en el corazón del centro histórico, la oficina ofrece información detallada sobre los principales lugares de interés, eventos culturales, rutas turísticas y actividades recreativas disponibles en Plasencia y sus alrededores.


    C/ Santa Clara, 4
    10.600 Plasencia (Cáceres)
    Contacto:
     927 42 38 43
     oficina.turismo@aytoplasencia.es 

     Horario: 
    De lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y de 16.00 a 19.00
    Sábados, domingos y festivos de 10:00 a 14:00 y de 16.00 a 19.00


    El personal de la oficina de turismo es amable y profesional, siempre dispuesto a proporcionar recomendaciones personalizadas y consejos útiles para aprovechar al máximo la visita. Además de ofrecer información turística, la oficina también cuenta con folletos informativos, mapas y material promocional para que los visitantes puedan llevar consigo valiosos recursos durante su estancia.

    La Oficina de Turismo de Plasencia es un lugar donde los visitantes pueden obtener información actualizada sobre horarios de apertura, precios de entradas, visitas guiadas y eventos especiales. También se pueden realizar reservas para actividades turísticas, como recorridos por la ciudad, visitas a museos y excursiones a lugares de interés cercanos.

    Además de su papel informativo, la oficina de turismo también se ha convertido en un espacio de promoción de la cultura y el patrimonio local conocido como Centro Cultural Las Claras. En colaboración con otras instituciones y organizaciones, se organizan exposiciones, charlas y eventos temáticos para resaltar la riqueza histórica, artística y gastronómica de Plasencia.

    En resumen, la Oficina de Turismo de Plasencia en el Centro Cultural Las Claras es un recurso invaluable para los visitantes, brindando orientación, información y apoyo para que su experiencia en la ciudad sea inolvidable. Ya sea que estés interesado en descubrir la historia, explorar la naturaleza circundante o disfrutar de la gastronomía local, la oficina de turismo es el punto de partida perfecto para comenzar tu aventura en Plasencia.

    Centro Cultural Las Claras – Convento

    El convento de Santa Clara tuvo sus orígenes en el deseo testamentario de Sevilla López de Carvajal, esposa del Bachiller Alonso Ruíz de Camargo. Sin embargo, debido a diversas dificultades legales, fue su esposo quien llevó a cabo los deseos de Sevilla en lugar de construir el monasterio en el solar que ella había designado en la calle del Rey, sino sobre sus propias casas en la calle Santa María, conocida hoy como la calle de las Claras.

    El objetivo era convertir sus casas principales, que incluían un patio, un corral y un huerto, en un monasterio con una capilla abovedada. Para garantizar el sustento y mantenimiento de las monjas, dejó la finca de la Salgada, ubicada en Galisteo, junto con sus molinos y aceñas del río Alagón. Además, legó doce o quince camas con su ropa, joyas y todos los utensilios necesarios, así como vasos, ornamentos y libros para la iglesia del monasterio.

    Finalmente, en 1484, los encargados del testamento del Bachiller, Beatriz de Monroy (su segunda esposa) y Diego de Camargo, obtuvieron del Papa Inocencio VIII la fundación de la comunidad de monjas de Santa Clara de Plasencia, perteneciente a la comunidad de Tordesillas (Valladolid).

    Las casas principales del Bachiller, que constituyen el núcleo del convento, se estructuran alrededor de un patio central con un peristilo de dos pisos sostenido por columnas con capiteles toscanos que presentan la heráldica de las familias Carvajal y Camargo, repetida en otras partes del edificio. Las galerías están cubiertas con techos de madera planos y alfarjes sostenidos por vigas que descansan sobre canecillos con forma de proa y lobulados. Las tabicas llevan una decoración pictórica vegetal con rosetas de cuatro lóbulos dibujadas en blanco. En el ala norte se encuentran las dos salas principales de la casa, que aún se conservan, y cuyos techos artesonados son lo más destacado de las estancias del convento. Estos techos presentan motivos pictóricos de elementos vegetales, figuras humanas (reales y fantásticas) y heráldica de las familias Carvajal y Camargo.

    En el ala este se encuentran otras dos salas que originalmente tenían una estructura similar, pero en la actualidad se encuentran bastante deterioradas y han perdido casi por completo sus techos artesonados, a excepción de la sala inferior que se ha podido rescatar durante los trabajos de rehabilitación más recientes. El ala oeste ha desaparecido y la galería del peristilo se encuentra encajada en el muro de la casa contigua, que fue demolida en 1955 para dar paso a un almacén de la imprenta de Sánchez Rodrigo. Por su parte, el ala sur, que limita con la iglesia, fue parcialmente modificada durante la construcción de esta última.

    La iglesia presenta una estructura de una sola nave con un testero cuadrado y una bóveda de crucería estrellada en estilo burgalés. La clave principal está enmarcada por terceletes que forman un cuadrado, mientras que las claves secundarias adoptan la forma de ángeles que sostienen escudos pintados (actualmente borrados) de la familia fundadora. Estos escudos son representativos del estilo hispanoflamenco, con ropajes angulosos y rostros estereotipados. La disposición de la bóveda refleja la forma de construir de los maestros canteros Pedro y Francisco González, a quienes se atribuye la autoría de la obra. El resto de la nave, probablemente originalmente cubierta con un artesonado, fue posteriormente convertida en bóveda de ladrillo debido al deterioro de la estructura primitiva.

    En cuanto a los materiales utilizados en la iglesia, se emplearon sillares en la Capilla Mayor y en el muro sur, mientras que el resto de los muros fueron construidos con sillarejo y tapial, al igual que en el resto del convento. Sin embargo, se pueden apreciar molduras finamente labradas que decoran las columnas, los capiteles, entre otros elementos.

    Destaca la puerta de acceso a la iglesia desde la calle de las Claras, la cual presenta un arco de medio punto peraltado con arquivoltas y una decoración exterior de estilo gótico, enmarcado por un alfiz. En el interior de la puerta se encuentra la heráldica de los fundadores.

    El convento fue ampliado mediante la adquisición de diversos edificios cercanos, como una casa que pertenecía a un judío, la cual fue cedida a los Reyes Católicos en el año 1495. Otro hecho de gran importancia fue la donación, el 13 de junio de 1565, de las casas del Racionero de la catedral, Salvador Sánchez de Tamayo. Estas casas, ubicadas en la esquina de la plaza de la Catedral, contaban con salas que presentaban notables artesonados y un patio.

    Como turista, te gustará leer

    Más información extra en: Que ver en Plasencia Extremadura