Saltar al contenido

Iglesia San Vicente Ferrer en Plasencia: tesoro histórico


    Situada en la plaza del mismo nombre, la iglesia San Vicente Ferrer en Plasencia, formaba parte del antiguo convento de Santo Domingo y sufrió la desamortización de Mendizábal. Actualmente, ha sido transformada en el Museo de los Pasos de Semana Santa de Plasencia, donde podrás admirar una rica colección de obras relacionadas con esta tradición religiosa.

    iglesia san vicente ferrer en plasencia

    Actualmente, el interior del templo cofrade puede visitarse en el siguiente horario:

    De martes a domingo de 11:30 a 14:00 horas. Viernes y sábado de 17:30 a 20:00 horas.

    Un viaje en el tiempo: la Iglesia San Vicente Ferrer de Plasencia

    La Iglesia de San Vicente Ferrer, fundada por los Zúñigas en el siglo XV, es un testimonio de fe y devoción. Construida entre 1477 y 1484, cerca del Palacio de Maribel, esta iglesia fue erigida gracias a una promesa realizada por Leonor de Pimentel para salvar la vida de su hijo. Bajo la dirección de los maestros canteros Pedro y Francisco González, y con una bula papal otorgada en 1473, se levantó en el solar de la primera sinagoga, expropiado a los judíos. Aunque la condesa falleció antes de completar su capilla, su legado perdura en este lugar de adoración. La Iglesia de San Vicente Ferrer en Plasencia fue un importante centro de culto para las prominentes familias de la zona, donde muchos hijos de casas nobles de Extremadura recibieron el Santo Hábito.

    La Iglesia de San Vicente Ferrer presenta una imponente portada renacentista, añadida en 1577 por Juan Álvarez, con cuatro columnas corintias. En su interior, de planta de cruz latina, se encuentran cinco majestuosas capillas laterales que sirvieron como mausoleo para las distinguidas familias de la ciudad. La bóveda gótica está adornada con columnas que se entrelazan en grandes nervios rectos y curvos. El retablo mayor, de estilo manierista y datado en el siglo XVI, es una obra de gran valor. La sacristía destaca por su altar de azulejos de Talavera, una obra magnífica creada por Juan Flores.

    En el evangelio, se encuentra la capilla sufragada por los Pérez Loaysa, señores de Villanueva de la Sierra, dedicada a la veneración de Santa Catalina. La siguiente capilla pertenece a la familia Paniagua, señores de Santa Cruz, y está dedicada a la veneración de San Jacinto. La capilla posterior alberga el órgano de la iglesia y fue construida por la familia Varono, luego vendida a don Martín Nieto, en ella se venera a San Juan. La siguiente capilla está dedicada a la familia de los Ayala y Chaves y lleva el nombre de las «Once mil Vírgenes», con el escudo familiar de los Zúñigas en la bóveda. En el altar mayor, dentro del crucero, se encuentran los enterramientos de la familia fundadora, los Zúñigas: D. Francisco de Zúñiga, hijo de don Álvaro de Zúñiga y su primera esposa, doña Leonor de Manrique, duques de Plasencia; doña María Manuel, esposa de dicho don Francisco de Zúñiga; su hijo don Fadrique de Zúñiga; Doña Inés de Ayala, esposa de este último, primeros marqueses de Mirabel; don Luis de Zúñiga, comendador mayor de Alcántara, Gentilhombre de Cámara del Emperador Carlos V; el General de Caballería Española, del Consejo de Guerra y de Estado del Rey don Felipe; y su esposa doña María de Zúñiga, segundos marqueses de Mirabel.

    Otras visitas que no te puedes perder junto con esta iglesia:

    Si necesitas más información, visita Qué ver en Plasencia